Seleccionar página

Cómo dejar de pensar tanto

El hecho de pensar tanto, hasta que llegamos a sentirnos mal por el hecho de hacerlo, nos puede arrastrar a una trampa en la que nos sentimos atrapados en un bucle. Pretendemos dejar de pensar con todas nuestras fuerzas, consiguiendo así, todo lo contrario.

Quizás este haya sido el motivo por el que has adquirido el libro. Otro de ellos podría ser que buscas trabajar la introspección, la gratitud o aprender a gestionar mejor tus emociones. Sea cual sea tu razón, quiero agradecerte el hecho de que hayas confiado en el libro para ponerte a trabajar en tus objetivos personales.

Recuerda que si quiero dejar de pensar tanto, en primer lugar debo que comprender que es biológicamente imposible. Realmente lo que pretendemos es dejar de sentirnos mal, así que hay que poner nuestra atención en otra parte.

pensar tanto y sentirse bien

Lo más probable es que mis pensamientos sean negativos o que procedan de algún evento que también lo sea. Si estamos enamorados y somos correspondidos, pensar en la persona objeto de nuestro amor, una y otra vez, será un placer. Sin embargo, si nos rechazan, puede ser una auténtico tormento recordar a dicha persona, nos sentiremos mal y buscaremos el modo de dejar de pensar tanto en ella.

El problema no es pensar demasiado, si no cómo lo hacemos y en qué nos focalizamos. Si queremos dejar de sentir tormento por pensar tanto, debemos comprender que, pensar demasiado, no es el problema. A veces lo es querer dejar de hacerlo.

Para ilustrarlo veremos un ejemplo muy estandarizado y utilizado en psicología:

pensar tanto y el elefante rosa

Imagina que estás en una habitación y alguien te dice: «No pienses en un elefante rosa». La instrucción es simple, pero al intentar cumplirla, te das cuenta de que, a pesar de tus mejores esfuerzos, la imagen del elefante rosa se instala en tu mente. Cuanto más tratas de apartarlo, más persistente se vuelve el pensamiento. La paradoja es que al intentar suprimir esa imagen, en realidad, la refuerzas.

Esta historia se utiliza para ilustrar cómo la mente humana a veces reacciona de manera contraproducente ante la supresión de pensamientos, un fenómeno psicológico que revela la complejidad de nuestra cognición y la dificultad de controlar conscientemente nuestros pensamientos. Por eso es tan importante, cuando nos obsesionamos con alejar de nosotros una imagen o vivencia, que comprendamos por qué somos incapaces. Comprender qué está ocurriendo en mi mente es un primer paso para cambiar el foco de atención.

Si es un pensamiento recurrente y constante, que merma nuestra calidad de vida y estado de ánimo, lo recomendable es que busquemos apoyo en un psicólogo.

pensar tanto e ir al psicólogo

Si lo que quieres es información y herramientas para mejorar tu autoconocimiento y dejar de caer en tus propias trampas y si aún no lo has hecho, te proponemos la lectura de: «Cuando la persona tóxica eres tú», si eres de los que aún no lo han leído.

Como coach personal, asesor y mentor, utilizo el contenido del libro como base de acompañamiento en gran parte de mis sesiones individuales.

Gracias por adquirir el libro, te agradecería un montón que dejases una reseña con tu valoración para hacerme llegar tus impresiones. Puedes hacerlo en este enlace hacia la página de producto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?